0

Por por Federico Leiva Gallardo

Mi nombre es Federico Leiva Gallardo, tengo 35 años, soy Abogado y miembro fundador de 4 negocios pequeños: una firma de abogados, una fábrica de cervezas artesanales, una distribuidora de productos, y una empresa de salsas. Esta es mi historia de los últimos días:

Lunes 9 de marzo del 2020

Llegó el día de nuestro viaje a España, viajo con mi amigo y socio Andrés Fabres, llevamos meses planeándolo, vamos para Barcelona representando a Costa Rica en el Barcelona Beer Festival, la ilusión viene de meses atrás, los miembros del Consorcio de Exportadores de Cerveza de Costa Rica invertimos en un stand en dicha feria, desde meses atrás se exportaron 30 barriles de nuestro producto y estamos todos compitiendo en el Beer Challenge (competencia de cervezas); estamos seguros que vamos a traer a casa unas medallas. Sabemos que la situación está complicada y el brote de Covid-19 está avanzando en España, de momento estamos con la incertidumbre de cómo va evolucionar la situación. Lourdes (mi segunda madre y colaboradora en la casa de mis padres desde que nací) me regaló la única botellita de alcohol en gel que tenía y me dijo “usted la necesita más que yo porque allá la cosa se está poniendo fea y va viajar”. Hacemos escala en el aeropuerto de Bogotá y lo primero que me hacen los policías es quitarme la botellita de alcohol en gel que con tanto cariño me había regalado Lu, la botella era de 110 ml, pero en tiempos de emergencia sanitaria me parece inconcebible que me quiten mi único implemento contra el virus aún sabiendo que NO hay en ninguna tienda, y pensé: “Qué linda Lu, le hubiera dejado la botellita a ella en vez de a estos hps”. Para este momento me sentía completamente desarmado.

Martes 10 de marzo

Llegamos a Barcelona, nos recibe nuestro amigo catalán Joan. Nos invitó a quedarnos en un hotel que acaba de abrir junto con su familia, están muy ilusionados, apenas tiene un mes de haber abierto. Está muy feliz de que conozcamos su proyecto, pero de entrada nos dice que va ser sincero con nosotros: “Chicos no os quiero preocupar ni ser pesimista, pero no se sorprendan si el evento al que vienen lo cancelan, las cosas se están poniendo mal”. Para este momento hay 1.622 casos en España; desde el fin de semana anterior se habían cancelado las clases y le pedían a la gente quedarse en casa, evidentemente NADIE estaba haciendo caso, parecía época de vacaciones y las personas estaban en los bares y viajando a las playas.

Miércoles 11 de marzo

2.002 casos en España. De lo único que se habla es del virus, las noticias no paran de hablar del tema. Nosotros, ingenuamente y manteniendo la ilusión de todo nuestro esfuerzo, creemos que aún vamos a tener la Feria por la que estamos ahí. Nuestro amigo Joan nos dijo: “Maes, si quieren comprar algo, hoy es el día ya que en cualquier momento van a paralizar el país y nadie va poder salir de sus casas”.

Viajar en metro para nosotros es lo más peligroso que se puede hacer en estos tiempos, todos los vagones están repletos de gente, es época de cambio estacional y los resfríos están proliferando, toser o estornudar en el metro es lo peor que le puede pasar a cualquiera, se siente como que tiran una bomba silenciosa y nadie puede hacer nada al respecto, cada persona que tose es mirada por todos los que estamos en el vagón como si fuera un terrorista y con un silencio muy incómodo sabemos lo que todos estamos pensando en ese instante. En las Farmacias no hay alcohol en gel ni máscaras. Encontré un alcohol en gel el la tienda de un pakistaní en 8 euros (usualmente puede costar 2 max) me siento estafado y millonario a la vez. Al llegar al hotel en la noche prendemos la tele y está el presidente en Cadena Nacional anunciando el Estado de Alarma en todo el país, nadie puede salir de sus casas durante 14 días a menos que vaya a comprar comida o a la farmacia.

Jueves 12 de marzo

2.968 casos en España, aún no estamos muy claros del significado del Estado de Alarma, no sabemos si vamos a poder regresar a nuestro país, empezamos a llamar a la aerolínea para ver si podemos cambiar nuestro tiquete, estamos en el puesto 262 para ser atendidos, después de 1 hora esperando y luego de agotar nuestros minutos del teléfono desistimos de la misión. Decidimos aventurarnos al aeropuerto, nuestro amigo Joan nos prestó el carro, las calles están completamente desoladas, al llegar al aeropuerto la escena era como de una película de miedo, estaba repleto el aeropuerto, todos buscando maneras de regresar a sus países, parecía un episodio de The Walking Dead, todos llevaban sus máscaras y guantes,  acercarse o tocar a alguien es como una violación. En la aerolínea nos dicen que es imposible adelantar el vuelo, sino hasta el martes 17 que estaba programado nuestro regreso. De momento solo nos queda esperar en casa y cruzar los dedos porque no cierren los aeropuertos.

Viernes 13 de marzo

4.209 casos confirmados en España, día #1 de cuarentena. Las noticias no paran de transmitir todo lo relacionado con el Coronavirus. Todos los españoles para este momento estaban arrepentidos y reprochando el comportamiento que tuvieron los días anteriores de no acatar las recomendaciones de las autoridades de salud y ahora sí se están tomando en serio el tema de NO SALIR DE LA CASA.

Sábado 14 de marzo

5.753 casos confirmados en España, día #2 de Cuarentena.

Domingo 15 de marzo

7.753 casos confirmados en España, día #3 de Cuarentena.

Lunes 16 de marzo

9.151 casos confirmados en España, día #4 de Cuarentena. Si todo sale bien mañana nos vamos a casa, están cerrando fronteras en todos los países y estamos nerviosos por nuestro viaje del día de mañana.

Martes 17 de marzo

11.178 casos confirmados en España, rompemos cuarentena. Llegó el día de iniciar nuestro regreso a Costa Rica, nos informan que nuestra conexión en Bogotá se canceló y que nos tenemos que quedar en el aeropuerto El Dorado pasando la noche, Si ya las 10 horas de vuelo iban a ser largas, esas 13 horas en el aeropuerto se me iban a hacer eternas, yo solo quería llegar a CR. Tanto en el avión como en el aeropuerto de Colombia eran muy pocas las personas que no portaban sus máscaras. Al entrar a Bogotá, nuevamente me quitan mi botellita de alcohol en gel, me enfadé con el policía y en un tono muy fuerte le dije que me parecía una estupidez que quiten el único recurso de higiene que le quedan a las personas en medio de una crisis sanitaria, yo quería literalmente agarrar a pichazos al policía, sentía que me estaban robando el único tesoro que tenía.

El aeropuerto de noche parecía un campo de refugiados, eran muchas personas apiñadas tratando de dormir, todos con sus máscaras y tratando de mantener la distancia, ya uno no quiere tocar nada por donde haya pasado alguien más. Prácticamente no dormimos nada; yo pensé:”¨si no se me había pegado el virus en España, de fijo se me pegó en este aeropuerto”.

Miércoles 18 de marzo

13.716 casos confirmados en España y 69 en Costa Rica, día #1 de cuarentena en CR. Finalmente llegamos a CR, al entrar al aeropuerto no nos dicen NADA, el decreto de poner en cuarentena a todas las personas que entran al país empieza a la media noche. Nosotros estamos muy claros que tenemos que ponernos nuevamente en cuarentena para no poner en riesgo a nuestros familiares y a las personas en general (ojalá todos pensaran igual). Andrés me invita a quedarme en su casa para poder hacer la cuarentena un poco más amena y no quedarme solo durante 14 días, de todas formas, los dos la teníamos que hacer. No sabíamos sí prenderle fuego a toda la ropa que traíamos o enterrarla.

La incertidumbre de si seremos portadores o no es inevitable, ahora tenemos que enfrentarnos a manejar nuestras empresas en línea y ver qué vamos a hacer durante todos estos días con nuestros colaboradores para tratar, dentro de la medida de lo posible, de seguir adelante con nuestros negocios.

Jueves 18 de marzo

87 casos confirmados en Costa Rica, día #2 en cuarentena. Parece que la historia se repite y sentimos como si estamos viajando del futuro. Está pasando exactamente lo mismo que pasó en España, los casos se disparan día con día y el fin de semana anterior en Costa Rica NADIE acató las medidas del Ministerio de Salud y se fueron de fiesta y a pasear a las playas. Yo no voy a poder regresar a mi casa ni ver a mi familia quien sabe hasta cuándo.

Viernes 19 de marzo

113 casos confirmados en Costa Rica, día #3 en cuarentena. Estamos muy preocupados con todo lo que está pasando, no sabemos cuánto vamos a poder aguantar mantener vivas nuestras empresas, la facturación en todas es CERO. Nuestro objetivo es mantener al personal hasta que todo esto vuelva a la ¨normalidad¨. Estamos hablando con otros empresarios para idearnos formas de colaborar, bajar costos y subsistir en conjunto.

En la noche me dieron la noticia de que mi tío había muerto de cáncer. Era mi padrino y una persona que quería mucho. El compinche de mi papá. Me duele mucho saber que, dadas las circunstancias de la crisis, no lo van a poder enterrar como se debe, casi nadie lo va poder acompañar y no voy a poder estar al lado de mi papá y de mis primos en este momento.

 Definitivamente son momentos muy duros para todos, la vida nos cambió drásticamente. Hay que vivir cada segundo, cada minuto, porque solo somos instantes, hay que hacer lo que nos traiga bien a todos para esperar un mañana. Por eso, tenemos que querernos más, amar a aquellas personas que nos hacen bien y a los que nos cuidan. Sonreír, disfrutar, amar, vivir y cuidarnos.

Parece que ahora sí estamos valorando lo que perdimos y ya dábamos por sentado. Aprendamos de los errores que cometieron los otros países y cuidémonos todos, seamos solidarios y trabajemos todos en conjunto. Es momento de unirnos para sacar a Costa Rica y al mundo adelante.

Estoy seguro que vamos salir de esta crisis juntos y si seguimos las instrucciones del Gobierno, nos apoyamos unos a los otros y remamos todos hacia el mismo lado, todo va a estar bien.


Leave a Reply