Por Arturo Pardo

El 2020 es un año para no olvidar.

La Noche de Brujas comenzó por ahí de marzo, y ahora que nos acercamos al 31 de octubre, sigue sin acabarse. No es que los años anteriores no hayan tenido momentos de horror, pero este… ustedes ya saben. Ha sido como una saga donde, mes tras mes, las malas noticias han venido ocupando cada vagón de un tren que avanza a paso lento, muy lento.

Esta edición nos saca un poco de todo eso, pero no del todo… Decidimos acercarnos a la idea del horror sin tener que recurrir directamente a todo aquello que nos provoca pavor, como la idea de que nuestro país, que se pavonea por ser líder ambientalista, tenga sobre la mesa la posibilidad de darle una segunda vida a la pesca de arrastre, el calentamiento global y ni qué decir de un panorama económico complicado por cada costado.

También estamos a las puertas de una elección presidencial muy anticipada en Estados Unidos que, aun desde otras fronteras, genera miedo e incertidumbre.

Pero teniendo todo eso en el panorama, esta edición del Good Feed trae historias de miedo individual, un soundtrack con los sonidos del miedo más cinematográfico, reflexivo y hasta humorístico. El miedo también puede tener la forma de una anécdota que no se nos va de la cabeza por la congoja, temor o dudas que provocó tiempo atrás. El pánico también puede estar encarnado por un trámite burocrático que se hace eterno o una traumática visita al dentista.

Protagonizan la edición una coleccción de ilustraciones de lujo, obras de Carlos Redondo, creador de incontables personajes que a veces pueden generar curiosidad, otras veces risas, otras veces asombro y, como mucho de lo que nos rodea, también un poco de miedo.

En esta edición:

Cual presencia etérea
por Paula Piedra
Un cuento de terror cotidiano
por Natalia Solórzano
De por qué creo en el ratón de los dientes
por Diego van der Laat
La geisha y la calabaza
por Anastasia Mora

PLAYLIST
por Miguel Gómez
Hay mucho amor en el horror

Leave a Reply