Por Alejandro “Sr. Loki” Ramírez
@sr.loki_studio

Queridos lectores, ¿alguna vez se han preguntado por qué alguien se hace vegetariano siendo tan rica la carne? Aquí les va mi historia más sincera.

Era el año 1996 en un barrio de gente trabajadora que llamaremos Santa Marta, ahí vivía mi madre a quien llamaremos doña Olga.

Trabajé duro desde muy carajillo, así que me emancipé justo el día que cumplí 18. Les cuento esto porque obviamente estaba gastando más plata en guaro que en comida, así que ocasionalmente iba a alimentarme a la casa de doña Olga… ¡Madre solo hay una! 

Un domingo cualquiera de ese año, por la noche, emprendí la misión de nutrir mi tripa y lavar alguna ropa sucia.  Doña Olga pregunta —sabiendo de antemano que ese era siempre mi cometido—:

— Alex,¹ ¿Quiere un gallito²?

— Sí, mama.

— Papito vaya al cuarto de su hermano a ver tele… mientras lo preparo.

— Gracias mama…

Los domingos por la noche era un día esperado porque estrenaban un episodio de Los Simpsons³, el de esa noche era Lisa, la vegetariana. 

En el episodio, Lisa después de ir a una granja y tener un padre grotesco y ultra-carnívoro, decide hacerse vegetariana, intenta convencer a las personas para que tomen su mismo camino y, en el afán de hacer conciencia, termina discutiendo con todos. Parece ser muy razonable evitar el sufrimiento de un animal por satisfacer un deseo⁴. 

En el episodio aparecen Linda y Paul McCartney, quienes representaban a dos personajes vegetarianos que también son vegetarianos en la vida real. 

En este episodio, Apu le da una importante lección a Lisa: “He aprendido a tolerar a los demás en lugar de forzarlos con mis creencias sobre ellos, tú sabes, puedes influir en las personas sin importunar siempre”.

Las palabras de Apu resonaron muy fuerte en Lisa y en mí. Cuando termina el episodio llega doña Olga al cuarto a recoger mi plato.

— ¡Diay papito, no se comió la torta!

— No mi mama, creo que me convertí en vegetariano.

Desde ese día hasta la fecha no he probado carne intencionalmente —digo intencionalmente porque me han pasado varios chascos que se prestan para otras historias igual de raras—. 

Podría decirle a Lisa que he tomado una de las mejores decisiones de mi vida gracias a ella. Soy vegetariano por compasión y amor a los animales. No ha sido fácil, extrañamente he estado rodeado de alguna gente que desea verme comer carne, es medio perverso y quizá nunca los llegaré a entender, intentan hacerme “pecar” o dejar mis convicciones, seguro para parecerme más a ellos y justo en esos momentos es que recuerdo las palabras de Apu:

 “He aprendido a tolerar a los demás en lugar de forzarlos con mis creencias sobre ellos, tú sabes, puedes influir en las personas sin importunar siempre”.

La historia no termina aquí, años después me enteré que Paul y Linda accederían a aparecer en la serie con la condición de que su personaje más progre y humanista, o sea Lisa, se convirtiera al vegetarianismo para siempre, quiere decir que, por consecuencia, soy vegetariano gracias a un Beatle.

———

¹ Mi mamá me dice Alex desde siempre, como esas personas que confunden el nombre.

² Gallitos hay muchos, el que tiran a las peleas, el que se cree muy “gallito”. Este gallito venía con arrocito, frijoles, plátano maduro, ensalada de repollo con tomate y una torta de carne acompañado de un fresco de limón, no limonada, el que es pura agua con azúcar, unas pocas gotas de limón criollo y algunas hormigas que no se pudieron escapar de la cuchara.

³ ¿No les parecen fascinantes los Simpson? Me encantan desde bien chamaco, a diferencia de muchos niños, a mí sí me dejaban verlo y El Chavo también, igual de fascinante. Compartía esa ilusión con mi hermanillo menor, crecí admirando la personalidad de Lisa: inteligente, compasiva, empática y amante del arte y la cultura, me sentía muy identificado y atraído por su autenticidad.

⁴ ¿O no?

———

Sr. Loki es un artista visual con varios proyectos encima, padre de 4 zaguates y amante de la cumbia. 


Leave a Reply