Por Gato Jiménez-Victory
@gatojimenezvictory

Creo fielmente que las artes de alguna forma siempre reflejan la época en la que se desarrollan.

Son un reflejo de nuestro vivir el día a día y un recuerdo y testaferro del paso de la humanidad. También creo que algunas épocas son mejores que otras y que, si en el momento preciso en el que estamos no es el más halagüeño, siempre podemos volver atrás y refugiarnos en las artes. En mi caso, especialmente en la música.

Música, ese fenómeno extraño propio del ser humano, que además de contar con elementos hermosísimos como la melodía, la armonía y el ritmo, nos llena de visiones, sentimientos y sensaciones.

Durante los 50s se gestó un movimiento musical denominado EXÓTICA.  Esta es su definición: cosas excitantemente diferentes o inusuales, especialmente artículos literarios o artísticos que tienen un tema o naturaleza exótica.

Exótica; musicalmente hablando, es un estilo que agrupa varias corrientes musicales y sobre todo varios temas de interés de su época. Para ese entonces Estados Unidos se estrenaba como Imperio, luego de sacar el mejor partido de la Segunda Guerra Mundial. El país gozaba de una bonanza económica y sus habitantes (la gente de clase media) estaba muy bien y soñaba con explorar y conquistar el mundo.

Fue ahí adonde un puñado de músicos y directores de orquesta empezaron a plasmar esos confines lejanos en música. Melodías que, dado a su ignorancia sobre las verdaderas corrientes musicales y la cultura propia de dichos sitios, eran totalmente inocentes (naïve), falsas y rayaban en lo kitsch. Sin embargo, eso no le quita la belleza de sus méritos ni la elegancia y glamour que despertaban en sus seguidores.

Vamos a disectar el movimiento en un listado instructivo:

Instrumentos clave de Exótica (que no se oyen todos los días)

  • Theremín
  • Marimba
  • Xilófono
  • Órgano
  • Animales exóticos recreados por voces humanas
  • Acordeón
  • Piano Hammond B3
  • Bongos
  • Congas (Tumbas)
  • Trompeta con Sordina
  • Gongs birmanos
  • Campanas Chinas
  • Kotos Japoneses

Corrientes que llegarán en este viaje:

  • Boogaloo
  • Space Capades
  • Lounge Pad
  • Exotica
  • Surf Guitar
  • Easy Listening
  • Vocal Jazz
  • Spy Noir

Ritmos por experimentar:

  • Samba
  • Mambo
  • ChaChaCha
  • Big Band
  • Jazz
  • Surf Guitar
  • Swing
  • Boogaloo

La Exótica combina muchísimos ritmos de ese tiempo y, en especial mambo, samba, bossa-nova, cha-cha-cha, big band, boogaloo, swing y jazz, entre otros. Pero lo más interesante es la visual que brinda, paisajes exóticos de lugares que van desde las selvas suramericanas y los desiertos árabes hasta los puertos orientales, las playas insulares de la polinesia y otros destinos.

Escenas extraordinarias llenas de lujo y glamour, un total “Ersatz” tropical. Casinos, noches de gala, de vestirse elegante, de autos con mucho estilo, de mucha masculinidad y mucha femineidad (o lo que eso significara en aquella época), pero ante todo muchísima sensualidad. También de anocheceres de luces de neón, persecuciones estilo James Bond, de cocteles y “martinis” y bailar hasta que salga el sol.

Remite a ambientes y estilos tan diversos como Tiki Lounge, Cocktail Bars, Space Age Pop, Tiki, Muzak, Swing Revival y otros más. Todo ese matiz se fue decolorando a mediados de los 60s y las nuevas generaciones del amor libre impusieron estilos más a tono con su idiosincrasia.

La exótica tendría un renacer en los noventas, una década que, si bien se recuerda con cariño, según muchos, no fue la mejor de la humanidad actual.

Nos sobraron guerras: La del Golfo, la de Bosnia, los conflictos étnicos de África, la guerra contra las drogas se incrementó en esta década, la explosión mundial del SIDA y hubo crisis financieras en muchos países (USA, India, Finlandia, Suecia, México, Rusia, así como también Argentina y Ecuador).

La música de ese tiempo también lo refleja: Grunge, Metal, Reggaeton, NuMetal, Industrial y Rave electrónico, el despertar de una juventud un tanto apática a lo que le deparaba el mundo.

No era de extrañar que algunos individuos buscaran algún tipo de música que los alejara de su entorno inmediato y, en su lugar, los llevara a tiempos y lugares mejores. Se dio un renacer de la música Exótica con bandas como The Blue Hawaiians, Combustible Edison y Stereolab entre otros y la corriente original tuvo avocados singulares como Matt Groening; creador de los Simpsons y Quentin Tarantino entre otros.

Volviendo a nuestro presente, yo recomiendo escuchar este playlist sin pretensiones y sin presiones. No se estrese por no conocer a los autores; yo no los conocía y tampoco eran tan famosos en su época.

Si toma, prepárese un trago, algo exótico si tiene el tiempo y alístese para dejar que su mente lo lleve a otros lugares. Siga el ritmo necio de sus pies marcando el compás que lo invita a entrar a ambientes de ensueño, noches de pasión y madrugadas de placer. La Exótica es inofensiva pero divertida. En estos tiempos raros… ¡Mi mejor medicina!



Gato es productor audiovisual y ha participado en la producción de alguno s de los eventos masivos de entreteminmiento más importante en Costa Rica así como en festivales y conciertos en varios países, trabajando con artistas de altísimo nivel.
Con más de 30 años de experiencia, ha producido desde televisión musical hasta campañas publitarias y festivales de música.
Podés ver algo del trabajo más reciente de Gato en su Mau y Gato show que produce junto a Mauricio Villalobos desde sus redes sociales.

Leave a Reply