0

Por Vanessa Cavallini

En la actualidad, aproximadamente el 80 % de los padecimientos están relacionados con
problemas de estrés crónico. La tensión es el resultado de nuestro estilo de vida, nuestra historia, nuestra actitud y nuestras expectativas.

Por esta razón el estrés se ha relacionado con la tensión en las cuerdas de un violín.
Se necesita la cantidad justa para hacer buena música: si hay demasiada tensión, las cuerdas se romperán. Si hay muy poca tensión, no habrá música.
En estos tiempos es muy importante aprender a desarrollar el arte del esfuerzo justo.
Cualquiera se puede ver afectado por el estrés, pero la forma en que reaccionamos frente a
situaciones estresantes, es autoimpuesta la mayoría de las veces.
Convertimos cada experiencia ya sea en una posibilidad de crecimiento o en un experiencia destructiva. Esto depende de nuestra perspectiva y de nuestros recursos personales para enfrentar las situaciones que se nos presentan.
Necesitamos entender que cada vez que sentimos tensión, esa tensión está intentando señalarnos algo que necesita nuestra atención.
La ruptura del ciclo de tensión excesiva sucederá más fácilmente si cultivamos gradualmente una actitud relajada y asertiva ante la vida, en la que aprendamos y reforcemos los recursos internos para saber hacer nuestros propios ajustes necesarios a las cuerdas del violín de nuestras vidas.
La relajación es una actitud ante la vida que puede ser cultivada. Es una forma de vivir y de experimentar cada momento, independientemente de lo que nos suceda.
Es muy importante que en medio de nuestras vidas ocupadas hagamos espacio para el descanso y para actividades de relajación profunda, en esta época de la historia esto es tan crucial como el aire que respiramos o la comida que ingerimos.
Desde una perspectiva holística utilizamos técnicas específicas y guías de apoyo que permiten a la persona mejorar su estado de salud de forma integral, con la enseñanza de herramientas básicas que la persona podrá utilizar en los momentos en que más lo necesite. Así puede reconocer sus propias habilidades de ir tomando responsabilidad en su propio proceso de sanación y bienestar.
La evidencia de investigaciones científicas muestra que las personas que practican de forma regular herramientas para mejorar la salud emocional, logran reorientar el cerebro de una modalidad de huida o lucha, a una más tranquila y positiva, con una mente más clara y un estado de mayor concentración.
Estas herramientas de alfabetismo emocional y aprendizaje de recursos internos como el Mindfulness y otras técnicas de meditación no sólo ayudan a reducir los niveles de estrés. También contribuyen en alcanzar un estado de mayor creatividad en el que cultivamos un bienestar emocional sostenible, que nos facilita un despliegue más completo de nuestro propio potencial.
Además, ayuda a mejorar la calidad del sueño, fortalece y equilibra el sistema nervioso. Se dice que una hora de relajación profunda equivale a seis horas de sueño y que ayuda a desacelerar el proceso de envejecimiento.
Indudablemente el medio que nos rodea y las situaciones cotidianas nos presentan de forma regular algo que nos provoca algún tipo de tensión, dolor o imbalance físico o psicológico. Sin embargo, es nuestra elección crecer con esas situaciones de la vida cotidiana, entrenándonos en técnicas para afrontar estos temas saludablemente o simplemente absorber eso que no nos ayuda a permanecer saludables de forma automática e inconsciente.
La oportunidad está siempre ahí para sanar, evolucionar y crecer, por el beneficio propio y el de todas las generaciones futuras.


Vanessa Cavallini es psicóloga, maestra de yoga y entrenadora personal en meditación. Es una de lxs profesionales que apoyan y acompañan a las personas que hacen el programa completo de limpieza del cuerpo de Good Food. Podés seguir a Vanessa a través de sus redes sociales y unirte a sus sesiones virtuales de meditación en estos días de cuarentena.


Leave a Reply