Por Ana Lucía Fariña
@pranaluz / @analufarina

Estamos viviendo un momento histórico, en el cual muchos paradigmas sociales, culturales, políticos, económicos y ambientales, están sufriendo transformaciones profundas.

 Así como los pilares de nuestro sistema se están tambaleando y nuevas soluciones están emergiendo, también internamente estamos transmutando y buscando nuevas formas de vivir; de reinventarnos. Estamos en busca de vías que nos ayuden a llevar una vida más enfocada hacia el bienestar y la salud mental, física y emocional. 

Siento que el 2020 nos ha enseñado a vivir en resiliencia ante el cambio, y a buscar maneras de lidiar con la impermanencia. Todxs hemos sufrido las consecuencias; quizás algunxs se han afectado con un incremento de niveles de estrés, ansiedad y hasta tenido consecuencias más profundas en la salud y/o depresión. Nadie ha estado exento de los impactos de esta crisis, con diferentes afectaciones. Con esto presente, buscar una vida más saludable ya no es tanto una elección, sino más una necesidad existencial para poder lograr llevar una vida en paz, en armonía y en salud.

 Quisiera ofrecerles algunas ideas de cómo podemos iniciar este camino hacia una vida consciente, empezando por mejorar nosotrxs mismxs, luego enfocándonos en la sociedad y por último en el ambiente.

1. Conciencia del momento presente

La consciencia se desarrolla desde una base de presencia. La mayor parte del tiempo vivimos en el pasado, pensando en cosas que ya pasaron, aferradxs a experiencias que ya no podemos cambiar por más que queramos; o en el futuro, planeando lo que haremos mañana, soñando… Y esta danza entre el pasado y el futuro, nos priva del momento presente. El momento y la experiencia están aquí y ahora, no hay ningún otro lugar en que podamos estar que en el HOY, con actitud positiva, fe y esperanza creamos nuestro mañana.

2. Conciencia del cuerpo

Observe, escuche y conozca su cuerpo. Muchas veces nos desconectamos de nuestros cuerpos y no sabemos en donde se expresan las emociones en nuestro cuerpo físico. No nos escuchamos, no nos honramos y no invertimos tiempo en alimentar nuestro motor con energía vital que nos ayude a tener mejor salud y bienestar. Lxs invito a generar más conciencia no solo de lo que comemos, sino de cómo, cuándo y dónde lo comemos. ¿Recibimos suficiente sol? ¿Permanecemos suficiente tiempo en espacios naturales y llenos de vida que nos cargan de energía positiva? ¿Cómo es el aire que respiramos o el agua que tomamos? Todas estas son fuentes de energía, gasolina para nuestro “vehículo”. Cuidar el cuerpo no solo es hacer ejercicio, es ser consciente de lo que necesito y promover fuentes vitales que lo mantengan funcionando de la mejor manera posible.

3. Conciencia de las emociones

La palabra “emoción”, viene de “energía en movimiento”. Las emociones son energía que viene y va, y son impermanentes. No estamos siempre felices, siempre tristes o siempre frustrados. Generar consciencia de la impermanencia de las emociones nos ayuda a poder manejarlas de mejor manera. Obsérvelas venir e irse, acéptelas, hónrelas, pero genere consciencia de que usted es quien decide cuáles emociones quiere alimentar y cuáles quiere simplemente saludar y dejar ir. Un maestro que tuve un día dijo: “Las emociones y los pensamientos son como visitas que te tocan la puerta de la casa. Uno les abre la puerta, las saluda, pero uno decide si entran a tomar café y se quedan a vivir, o si se van rápidamente”.

4. Conciencia de sus pensamientos

Nuestra mente genera millones de pensamientos que vienen y van durante todo el día. Nuestra mente puede ser nuestro aliado, o nuestro enemigo que nos atormenta. La mayor parte del tiempo pasamos “desconectados” y son pocos los momentos de plena consciencia en los cuales estamos realmente presentes. Empezar a trabajar con la mente es la base de la fisiología del Yoga. Se trata de observar, y comprender que, a pesar de que nos hemos creído que somos esa mente pensante, la mente no es sino una parte más de lo que somos, pero no nuestra esencia. La práctica de la meditación, de observar los pensamientos, verlos como vienen y van, y trabajar en “aquietarla”, permaneciendo en el espacio entre pensamientos, es nuestra meta.  Observe los pensamientos como si fueran nubes en el cielo, que vienen y van y recuerde que el cielo no cambia su esencia por las nubes… Usted es el cielo, ese espacio amplio de calma, de tranquilidad y de presencia.

5. Conciencia de la impermanencia

Si hay una palabra que realmente le puede ayudar a mejorar su vida es “ impermanencia”. Todo el universo se rige bajo la ley de impermanencia: todo cambia, todo se mueve, todo se transforma; nada es permanente. Comenzar a observar la impermanencia de su cuerpo, de sus emociones y de su mente le ayudará a comprender esta naturaleza. A la vez, invita aceptar el momento presente como lo que es. Enfóquese en eso que sí es permanente y eterno, esa consciencia que usted es, llámele alma, o energía, eso que observa la experiencia de vida, que no cambia y es constante.

6. Conciencia de la respiración

La respiración es el ancla para auto regularnos. Observe cómo respira, desde dónde respira, en qué parte de su cuerpo, trabaje en profundizar su respiración, en conectarse con ella utilizándola como mecanismo para autorregular sus emociones. Respire profunda y tranquilamente, y, si se encuentra muy estresadx, enfóquese en exhalar, alargue la exhalación. Esto activará el sistema autónomo parasimpático, le ayudará a calmarse, y relajarse. Coloque su mano en el pecho y sienta cómo, con cada respiración, su ritmo cardiaco baja, su sistema nervioso se va calmando, y recuerde que usted es quien tiene el control de poder mantenerse en calma y en paz.

7. Conciencia de las relaciones

Una vez que he generado consciencia de mí mismx, entonces puedo empezar a generar consciencia del otro. Observar al otr es desarrollar empatía, tolerancia, compasión y entendimiento. Comprender que todxs buscamos ser felices, estar en paz, tener salud, que todxs sufrimos, (aunque sea de diferentes formas) nos ayuda a desarrollar tolerancia y empatía hacia los demás. Recuerde que todxs somos como mini universos caminantes, y que no tenemos que estar de acuerdo en todo. Cada quien tiene su verdad y lente por el cual observa la vida, que es diferente al mío y al de todos. Esa es la belleza del ser humano, que cada uno es único. No podemos esperar cambiar a nadie; pero sí podemos trabajar en nosotros mismxs desarrollando tolerancia, entendimiento, respeto, observando nuestros juicios y etiquetas, y haciendo un esfuerzo en cada momento por comprender que todos estamos conectados y que el sufrimiento y felicidad del otro sí me afecta, me impacta y me importa. Estamos juntxs en este camino.

8. Conciencia del medio ambiente

Quizás usted sea una persona que inició un camino de salud por medio del ejercicio, o de la alimentación saludable, quizás practique yoga o meditación, o quizás es un ambientalista o activista empedernido; una persona con una alta conciencia social y preocupada por el bienestar de los otros. Independientemente de cuál camino haya elegido, hay un momento en el cual uno se da cuenta de que entre estas tres áreas no hay separación: Yo, el otro y el ambiente. Una vida consciente implica ser consciente de mí mismo, ser consciente del otro y ser consciente del ambiente extrapolando hacia todo lo que existe.  ¿Y qué pasa si alguna de estas áreas no es su fuerte? Quizás usted es un deportista saludable, pero aún no recicla, un ambientalista, pero no cuida su cuerpo; o un buen samaritano, pero no ha hecho su trabajo interior… Esta es una oportunidad para tomar consciencia de que todo está interconectado y es interdependiente. Sin duda alguna, puedo asegurarle que podrá sentirse muy pleno y útil para la sociedad. 

El momento está sucediendo ahora, ¿Cómo desea vivirlo?

¿Desde un lugar de consciencia o desde un lugar de inconsciencia?

 ————

Ana Lucía Fariña, Ma.MBA. EYT-500

Músico, Fundadora de Pranaluz Conscious Living. Desde hace más de una década es profesora de Yoga, Meditación & Mindfulness, imparte retiros, cursos, viajes con sentido y capacitaciones en diversas partes del mundo.  


Leave a Reply