0

Por Diana Zuleta
Directora de Pulse

En tres meses y un piquito más de estar (sobre)viviendo en pandemia, y dejando por un instante de lado la crisis de salud, reconozco que han cambiado muchas cosas. Muchas para bien y otras, aún en revisión. He cambiado yo, mi cuerpo, mis hábitos, mis recorridos, mucho de mi trabajo y hasta mis ilusiones. No deja de sorprenderme que sólo han pasado 3 meses, 100 días aproximadamente, un periodo bastante corto en comparación a todo lo que se ha movido en este tiempo.

Desde lo interno (¿dudo que haya alguien que no esté impactado personal y emocionalmente en alguna medida?), a las enormes movidas políticas y sociales que están sucediendo en el mundo. Incomodísimo todo: han sido semanas de darle la cara a verdades difíciles, darse cuenta de que muchas cosas ya no sirven, que necesitaban cambiar. Que vivimos en un mundo racista. Que era urgente una ley contra el acoso. Que nadie se iba a morir con el matrimonio homosexual. Que no todo en la vida es la plata y mas bien resuelve muy poco. Y que el 2019, en realidad, no fue un año tan malo.
En otras palabras, los últimos 100 días han sido días donde todo es nuevo pero no por eso peor. Porque lo viejo, aunque cómodo, tampoco necesariamente es bueno.
¿Por qué será que nos incomoda tanto cambiar?
Nos incomoda. Por supuesto, me incluyo. Pero, ¿por qué, si sabemos que los cambios son buenos, hacemos hasta lo impensable por mantenernos en los mismos lugares? Es una pregunta complicada, pero mi punto es poner una luz sobre el doble discurso de la energía de querer que las cosas mejoren, junto al parálisis de no hacer nada al respecto. Y esque el diseño está en las decisiones, sin ellas, nada cambia. Hace tres meses no me imaginaba que aún con tanta complejidad que vivo en esta época, especialmente en lo laboral y económico, las decisiones que tuve que tomar bajo presión me iban a traer a una oficina diferente y linda, a nuevas dinámicas y hábitos que disfruto -y ojo que en esto incluyo el hecho de que ahora me despierto a las 5am y soy feliz-, a formas de trabajo diferentes, y a nuevas formas de entender el silencio, la compañía y a mí misma. El cambio de paradigma me está retando a tomar decisiones de formas en las que no estaba acostumbrada entonces me he tenido que escuchar con más atención en menos tiempo. A delegar y colaborar de formas distintas. Y a llevar mi práctica de diseño a otras dimensiones con las que ya desde antes soñaba pero que, honestamente, si no era ante un miedo y presión como las que estoy viviendo, no hubiera avanzado en este ritmo.
Qué frustrante que es, a veces, la naturaleza humana.
También, otro mucho de esa naturaleza es maravilloso. Como la capacidad de adaptación y la solidaridad, que tanto necesitamos para sostenernos en un momento como este. En este “baile” entre energía y parálisis, ¿será que es el miedo a perder privilegios lo que nos impide compartir, y el status quo de gran desigualdad lo que genera parálisis?
Está claro que el mundo que diseñamos necesita muchos ajustes. De nuevo me refiero al mundo “global” y al mundo de cada uno. ¿Que estoy angustiadísima a diario? Sí. ¿Retada como nunca? Sí. Y también sí que a veces solo quiero dormir todo el día y evitar. Con todo y eso, esta sigue siendo una gran oportunidad para cambios y re diseños de nuestros mundos. La suerte es que nosotros mismos somos los diseñadores y dueños de los criterios sobre los que decidimos qué elegimos y qué dejamos atrás.
Por hoy, me detengo en una pregunta sobre la que he estado trabajando y es que, si “en una sociedad más sana ganamos todxs”, ¿cuáles son los criterios y decisiones que necesitamos para diseñar esa sociedad que necesitamos y que nos permita vivir mejor?
———
Diana Zuleta es diseñadora y directora de Pulse, estudio de diseño interdisciplinar que se enfoca en asesorar y acompañar a sus clientes a través de procesos de diseño. Con más de 10 años de experiencia, Pulse se especializa en utilizar el diseño como herramienta estratégica para todos los procesos que mejoran y agregan valor a las experiencias de sus clientes.. Podés ver más del trabajo de Diana y su equipo en www.somospulse.com
———-

Leave a Reply