Quien esté leyendo esto sin lugar a dudas tiene cuerpo.

Ancho, bajito, alto, corpulento (si no es que esto es una redundancia), arrugado, curvilíneo, empaquetado, oscuro, “normal”. Cada quien sabrá si un atributo aplica para describir su propio cuerpo. Cada quien sabrá por dónde le resuena un descriptivo o, si prefiere no tener que autodefinirlo.

Con los textos presentes en esta historia, entre las conclusiones claras, manifiestas textualmente, de manera explícita, queda claro que el valor o el detalle que se le presta al cuerpo varía sustancialmente entre cada persona. Hay quienes han pasado su vida entera escuchando las preguntas y respuestas que el mismo cuerpo manifiesta. En otros casos, vemos la atención que se le da no solo al cuerpo físico, sino también a las otras versiones de cuerpos que nos componen como personas. Está también la valoración como herramienta, como aliado de nuestra existencia y, por supuesto, la versión en la que el diálogo con el cuerpo viene y va, como si tuviera fuerza propia.

Esperamos que esta edición funcione también como recordatorio del valor que, de una u otra forma, nos merece nuestro propio cuerpo. El autocuidado es indispensable independientemente del momento de nuestras vidas en que nos encontremos. Es el único vehículo máquina, o inclusive tecnología, que nos permite experimentar, sortear y disfrutar la vida.

Sabemos que el cuerpo cambia, que no es el mismo hoy a como fue un par de años atrás. La forma en la que lo vemos, o en que lo valoramos podrá ir cambiando, pero es importante, no olvidar que de nosotrxs mismxs depende el cuidado, respeto y amor de nuestros propios cuerpos.

SOBRE LA LÍNEA GRÁFICA

Nuestra percepción del cuerpo ha cambiado a través de los años. Cada época se ha distinguido por tener una forma de ver el cuerpo y una noción del cuerpo ideal. Esto ha quedado manifestado en las pinturas rupestres hasta en la actualidad, donde hay un movimiento constante sobre la importancia de aceptar la diversidad de cuerpos.

La línea gráfica de esta edición nos presenta ese cambio a lo largo del tiempo. Por medio del collage se crean cuerpos a partir de representaciones de este en el arte, figuras precolombinas y otras imágenes de diferentes épocas.  

En esta edición:

Amor propio: maternar como ejercicio para reconciliarme conmigo misma | por Irene Chacón Morera.

Mi cuerpopor Erina Libertad.

El cuerpo energéticopor Laura Morgan.

Playi, you’re a star  | por David Ulloa.

Conversaciones sobre el cuerpo | por Nadia Alvarado.

El combo que me salvó la vida | por Sergio Arce.


Leave a Reply