Por Ana Calvo
@nenazombie

Algo tan trivial como ver tele puede ser una fuente de inspiración y de crecimiento personal.

 

Me tomaron décadas y muchísimos hobbies fallidos hasta aceptar que ver tele es una de las cosas que más me apasiona e inspira.

Crecí admirando a los hombres que veía en la pantalla. No había nadie más gracioso que Jim Carrey, más profundo que Hey Arnold, más icónico que los Power Rangers. Era lo que salía en tele, hombres siendo los protagonistas y mujeres siendo compañeras o interés amoroso. Y ya.

Pero entonces y poco a poco (o de mucho en mucho) he estado haciendo una lista que todos los días crece. Una lista de mujerones que en pantalla o detrás de cámaras me han enseñado a amar el craft de las historias contadas desde puntos de vista diferentes a los que estaba acostumbrada. Hice esto para ayudarme en inspiración para escritura creativa, pero creo que nos funciona a todxs.

  1. Grace y Frankie: Mejor juntas. ‘Sororidad’ se ha convertido en mi palabra favorita de los últimos años. ¿Han visto Grace and Frankie? Dos mujeres que la vida une con un golpe, se encuentran a ellas mismas y viven una amistad tan tan cool, que opaca el hecho de que empiezan su propio negocio juntas después de los 75 años. Grace y Frankie son infinitamente diferentes, pero se apoyan ante sus familias y le dan guerra al mundo cuando les dice que no. Son más fuertes juntas.
  1. Fran: Del interés amoroso, al personaje que nos interesa. De pequeña vi The Nanny y la disfruté como todxs, pero fue hasta hace unos meses que la recordé y decidí ver un par de episodios a ver cómo había envejecido. Spoiler alert: mucho mejor de lo que pensé. Esta serie de 1993 fue creada y producida por Fran Drescher y su esposo, ella tuvo el título de ‘productora’ desde el inicio de la serie, lo cual era muy poco común en esos años. Siguiendo con el tema de la edad y Hollywood, Fran tenía 36 años en el piloto de The Nanny. Fran es la estrella del show, pero de verdad. Los mejores chistes son dichos por su personaje, los demás miembros del cast son los que “colocan” sus líneas para ella siempre tener las risas al final. Ella, ella, ella.
  1. Villanelle. No tiene que dejar de ser femenino para ser bueno. La personaje principal de Killing Eve, es una asesina a sueldo con el closet más increíble del mundo. Ella asesina gente y después se acomoda su boina y su abrigo verde de piel falsa mientras sigue caminando por la calle como si nada. El que sea fashionista no le quita “seriedad” a su personaje, lo hace más creíble, es una capa más para comunicar lo que ella siente y piensa. Nunca había visto el vestuario de una serie con esa profundidad, es como si su vestuario fuera un personaje más. Si han visto a la Maravillosa Mrs. Maisel, entenderán mi punto.
  1. Ilana y Abbi. Las mujeres son graciosas. Muy, muy graciosas. Estas dos chicas empezaron a escribir juntas y empezaron con una serie web independiente que fue rápidamente comprada por Comedy Central y vivió al aire por cinco temporadas. Nunca dudé que las mujeres también fuéramos graciosas, pero nunca había visto este tipo de humor. Y era obvio, si había crecido con humor escrito por hombres, este se iba a sentir mil veces más fresco. Contar los chistes que a vos misma te hacen gracia, siempre van a funcionar. Mención especial a Issa Rae, la creadora de Insecure, una serie que gira alrededor de uno de los personajes más reales que he visto, y graciosos también. Ser vulnerable es increíblemente gracioso.
  1. Phoebe. Si no hay una parte para vos, inventala (aplica para todo). Phoebe Waller-Bridge es una actriz que cansada de siempre tener los mismos roles, decidió escribirlos ella misma. Ahora es una de las escritoras más reconocidas y mi heroína personal. Empezó con una obra de teatro donde ella era la actriz principal y, basada en eso, escribió su segunda comedia para televisión: Fleabag. Puso todas sus experiencias, miedos y anécdotas en esta brillante serie donde vemos a una mujer en su estado más vulnerable (y gracioso) simplemente sobrevivir. Phoebe no solo escribió un personaje real, sino que rompió algunas reglas de filmación con su estilo de edición errático e inesperado. En una de mis escenas favoritas, Fleabag habla con una mujer que da uno de los monólogos más originales y valientes sobre la menopausia: “las mujeres nacimos con el dolor incorporado”, wow. Nunca había escuchado algo así. Creo que nunca había escuchado hablar de la menopausia con un tono que no fuera en burla.
  1. Selina Mayer. No tiene que ser un personaje bueno para ser bueno. Julia-Louis Dreyfus es la vicepresidente de USA en una de las comedias más reconocidas y ganadoras de estos años, Veep. Es la historia de Selina, una política ambiciosa que crece en su carrera política en medio de un gremio dominado por hombres. Pero hay un twist: es una horrible persona. Es ignorante, racista, homofóbica, misógina, insensible y a la vez, uno de los mejores personajes que he tenido el placer de ver. Esto cambia la percepción de que los personajes femeninos siempre tienen que ser algún tipo de Super Mujer donde son santas y buenas, capaces, incansablemente increíbles y sin ningún fallo en su personalidad para merecer estar en la pantalla. Es refrescante.

La lista sigue y sigue, pero quiero compartir la primera lección que aprendí al empezar esta lista: si cambiamos la perspectiva, algo tan trivial como ver tele puede ser una fuente de inspiración y de crecimiento personal. Me enseñó de sororidad, confianza, aceptación, vulnerabilidad, humor, y poder. Así que voy a seguir creciendo mi lista y viendo cosas no solo porque son escritas, producidas o protagonizadas por mujeres, sino porque son f*cking buenas.

Recomendaciones:

Fleabag, Grace and Frankie, Veep, Insecure, Broad City, The Nanny, Killing Eve, I May Destroy You, The Great, GLOW, Russian Doll, Handmaid’s Tale, Betty, The Marvelous Mrs. Maisel.

———

Ana es publicista, igual que Jerry el papá de Morty. Feminista, igual que Chimamanda Ngozi Adichie y fan de los momentos incómodos, igual que Fleabag.


Leave a Reply