0

Por Anastasia Mora

“Nada interesante me pasa a mí” 🙄 No te imaginás la cantidad de veces que la gente me escribe o me dice “no tengo historias que contar”. Tal vez antes hacíamos cosas más locas, nos lanzábamos más y ahora no tanto. Hacé un LipSync Battle (copiado de Jimmy Fallon) como hago con las sobrinas y varios amigos donde el esposo es el juez y después de practicar tres días quedo injustamente en un vergonzoso sexto lugar. Darme cuenta que no estoy tan requete joven, pero cuando estamos juntas me siento teenager. Tantas cosas que pasan con algo tan sencillo: lo que aprendo de ellas, el miedo que tenemos los grandes a hacer el ridículo, lo que toca ejercitar la memoria para aprenderse dos canciones cool. ¡Epico! Con gusto te organizo uno 😉

Viví para contar historias 🙌🏼 Decíle que sí a cosas locas (sin poner en riesgo la vida, claro está), andá solo a una fiesta o exhibición de arte donde no conozcás a nadie, andá a la reunión del cole que te da pereza, metete a un curso de algo que no te imaginabas haciendo. Tené una libreta sólo para frases, anécdotas e historias. Anotá todo lo que te llegue a la cabeza. Yo tengo una en mi mesa de noche donde anoto todo en menos de 3 líneas. Algunas se han vuelto historias, otras un texto para la clase de escritura y otras de ahí no han pasado. Tener todo anotado y empezar a escoger qué historia desarrollar es como hacer una receta con los ingredientes que ya tenemos en la casa versus tener que ir a buscarlos toooodos al súper.

No esperés a que las cosas te pasen. Hacé que te pasen. Hacé active choices.
A veces nos quedamos muy cómodos con la vida que tenemos o lamentándonos de algo malo que nos pasó. Puede que conforme nos vamos haciendo mayores no experimentamos cosas nuevas, nos auto boicoteamos, nos encanta no salirnos de nuestra zona de confort. Nos quedamos en casa viendo tele, los mismos shows, tomando la misma ruta para el trabajo siempre, tal vez en un trabajo que ya ni nos gusta. Pensá en las historias que tenés, posiblemente muchas sucedieron en un lugar diferente al de tu rutina diaria. Algunas pueden venir de compartir momentos intensos con algún extraño. Ponete un reto personal a ver qué sale de ahí.

Una de las storytellers profesionales que me inspiran sugiere estos 6 puntos y decidí poner al lado mis ejemplos a ver si es cierto que funciona, pero lo adapté un poco al mundo tan loco en el que estamos viviendo en estos días. Y sí funciona.

 

  1. Viajá
    Cada vez que viajo, algo se me mueve. Me meto a cursos de idiomas, conozco gente chiva. He aprendido a viajar sola y cada vez que lo hago me salgo full de mi zona de confort pero definitivamente agrego más anécdotas a mi lista. En estos días me he escapado a New York, Los Angeles, Bogotá y Berlín a exposiciones y cursos online y aunque no es lo mismo, ha sido muy chiva.

 

  1. Cambiá la manera de ir al trabajo

Hacé carpool (cuando pase todo esto del virus, obviamente). Hace años lo hacía con una amiga. Cincuenta minutos y nosotras desgalilladas con musicales todo el camino. Cogé un bus, andate a pie, en bici. Ahora con el teletrabajo tengo varias anécdotas que contar y como ya se puede salir un toque más, los días que tengo restricción de placa me voy al gym en patineta. Doble puntaje en actividad física.

 

  1. Decí que sí a más invitaciones
    Aquí hay mucha cosa que hacer y quiero ir a todo. Porfa no digás que en Costa Rica no pasa nada porque casi todas las semanas hay algo tuanis. En estos días no doy con las invitaciones por Zoom. Lo bueno es que puedo ir a un lugar y en segundos estoy en el otro.

 

  1. Si sos soltero, decí que sí a un date con alguien bien diferente

Paso, pero sí tengo dates con mi marido.

 

  1. Convencé a alguien de hacer algo aventurero juntos
    Mi marido me invitó a que aprendiéramos a escalar y se me abrió un mundo nuevo. Qué dichosos somos en este país de poder estar al aire libre y no en un molote.

 

  1. No le huyás al raro de la fiesta, hablale
    Ahora no le estamos hablando mucho a los demás pero tómalo en cuenta para la próxima.

Tal vez la rara soy yo y le estoy generando historias a la gente 🤖. De nada.

 

  1. Buscá un nuevo ejercicio –algo que nunca te imaginaste haciendo
    Vuelvo al punto 5🧗‍♀️Con la escalada he conocido gente muy tuanis, me salgo de mi zona de confort en cada clase y estoy más en contacto con la naturaleza.

 

Esta storyteller menciona que en el show Project Runway (un programa donde diseñadores de moda deben crear piezas espectaculares pero están limitados por tiempo, tema, materiales, etc), Tim Gunn es el cohost y usualmente lleva a los diseñadores a un museo, a un parque o algún lugar especial para que se inspiren. Tal vez muchos de ellos no tendrían ideas brillantes si no fueran a lugares inusuales.

Por cierto, conocí a Tim Gunn en un show de storytelling al que tenía pereza de ir pero dije que sí y me gané un libro autografiado por él.

 

“Look around you! Look out the window. Go for a walk. Go to a movie. Go to a museum. Go see a show. Read a book. Go to the library. Take the Circle Line. Have a conversation.”

-Tim Gunn.
Gunn’s Golden Rules: Life’s Little Lessons for Making it Work.

 


 

Anastasia es la fundadora, productora y host de Candelilla Club. 


Leave a Reply