0

Al igual que nuestro cuerpo, nuestras finanzas personales necesitan desintoxicarse de todo lo que no nos genera bienestar. 

Créditos personales, hipotecarios, prendarios, tarjetas de crédito y un sin fin de otros que nos ofrecen todos los días para incentivar el consumo, el cual en muchos casos no tiene un fundamento correcto y nos genera un lastre financiero.

La saturación de información, de propuestas y de facilidades para incentivarnos a comprar son elementos que nos cargan de responsabilidades y presiones, que en muchos casos, no se alinean con nuestro propósito de vida.

Vamos con tres cosas concretas que podrías hacer para encaminarte a ese detox que puede desencadenar en una positivisima libertad financiera:

  1. Analizá tus números: te gusten o no, los números son parte de la vida y hay que aprender a convivir con ellos, debés tener claro cuál es tu realidad numérica y cuáles son los riesgos que podés tener alrededor en torno a esos números. La mesura y la concientización del uso de los recursos nunca van a pasar de moda.
  2. Validá qué es realmente necesario: si mirás tu entorno puede que tengás muchos bienes materiales, experiencias, gastos y actividades que no te generan valor ni te aportan en tu propósito de vida y hasta puede que te están atando. ¿será que esa casa, ese carro, esos viajes, todo el consumo en cosas “trendy” realmente son necesarios? No sé cuál sea tu respuesta y no tengo cómo decirte cuál es la fórmula, ya que la respuesta es única y es solo tuya.
  3. Alineá tu propósito: el primer paso es tener claro que querés. Hay miles de personas viviendo la vida y cumpliendo sueños con lo que compró gracias a lo que vio en la televisión o en las redes sociales. ¿Por qué estás en esta vida?, ¿qué es lo que te hace feliz plenamente por más loco que sea?, ¿estás haciendo algo todos los días para que ese algo suceda? ¿qué es lo que te frena?

Un detox financiero no surge a partir de un crédito para solucionar todos los picos de las deudas (cosa que le pasa al 90% de la gente), sino que nace a partir de los cambios en nuestras acciones cotidianas y pensamientos en relación al dinero.

Te invito a que lo pensés, lo ejecutes y sintás también la energía positiva que surge de

estar alineadx mental y financieramente.

 

Leave a Reply