0

Por Paz Monge

 

En tiempos de crisis, la reinvención resulta necesaria para lograr seguir adelante. Cambios, obstáculos y nuevas órdenes sociales son parte de nuestra nueva normalidad. No obstante, este patrón de la necesidad a reinventarse se ha manifestado a través de la historia. 

 

El arte no es una excepción a la creación de un nuevo mundo, y varios artistas lograron plasmar el sentimiento de reinvención en paralelo con nuevos movimientos artísticos, momentos históricos, y novedades en estética o conceptos de sus obras. 

Sandro Botticelli. El Nacimiento de Venus

El arte que se ha producido en momentos de crisis logra capturar momentos claves para la historia del arte en términos más allá de la historia, imponiendo estéticas revolucionarias y de agitación conceptual. 

Obras como la del maestro Sandro Botticelli con El Nacimiento de Venus de 1482, explora el nacimiento y aceptación del movimiento renacentista ante la Academia Platónica Florentina. Botticelli revoluciona su círculo artístico por medio de iconografía “explícita” con una mujer desnuda, aludiendo a mitología grecorromana y no al clasicismo cristiano. 

Ernst Ludwig Kirchner. Calle, Dresden.

El pintor alemán Ernst Ludwig Kirchner explora su visión del nuevo mundo en su obra, Street, Dresden, donde pinta la nueva escena cosmopolita de Dresden, movilizada y aturdida por la modernización proveniente del cambio de siglo. 

Tullio Crali explora una modernidad similar a Kirchner, pero motivado aún más por la industrialización y tecnología presente en ciudades como Milán durante el momento más culminante del Futurismo Italiano. En un contexto más contemporáneo, Untitled, Portrait of Ross in LA de Félix González Torres busca un nuevo vocabulario conceptual de reinvención, invitando al espectador a tomar un dulce de una montaña de golosinas. La instalación es un alegoría a Ross Laycock, la pareja de Torres: el aglomerado de dulces pesa 175 libras, el peso ideal de Ross antes de su contagio de SIDA.

 

Untitled, Portrait of Ross in LA de Félix González Torres

La montaña de dulces disminuye cuando la audiencia se lleva un pedazo metafórico de Ross, dejándolo al final en una condición vacía. No obstante, Gonzalez Torres le otorga una condición de vida eterna o reintegración, ya que los dulces pasan a formar parte de otras personas y tarde o temprano el dueño de la obra reabastecerá una porción más de dulces. 

 

 Esta selección de obras–cubriendo desde el renacimiento hasta el inicio del modernismo Brasileño–resalta varios instantes en la historia de arte donde momentos de crisis artísticas o sociales lograron establecer un nuevo mundo de contenido esencial para la continuación y avance de la comunidad artística.


Paz Monge es una curadora independiente e historiadora de arte actualmente en San José, Costa Rica. Realizó sus estudios en American University, Washington DC y recientemente graduada de University College London, Londres. Su especialización cubre practicas canónicas curatoriales de 1970s y arte contemporáneo Latinoamericano. Después de trabajar en varias instituciones culturales internacionales como la Biennale de Venezia, Whitney Museum of American Art y otros espacios y bienales en Latino America, decidió desarrollar su propia plataforma curatorial, donde explora expresiones de arte formal y plástico en Latino America. Ademas de sus proyectos curatoriales.

Paz imparte talleres de historia del arte, que podés encontrar aquí


Leave a Reply