Estuvimos en pausa, ¡pero ya volvimos!

0
47

Por Sharon Abarca
@sharonabarcacr

A veces sueño que estoy dando un concierto frente a muchísimas personas y de repente ¡puf! Todos desaparecen y me quedo completamente sola en el escenario. Y es que no es tan distinto a cómo realmente fue; un día estaba dando un concierto y al día siguiente estábamos en cuarentena absoluta, sin aplausos, sin canciones, sin público y sin trabajo.

Esta es mi historia, y la de muchos de mis colegas trabajadores de la música y el espectáculo, sobre cómo sobrellevamos un año sin conciertos y cómo se siente finalmente volver.

Mi nombre es Sharon Abarca, soy cantante y compositora costarricense, empecé en la música desde muy joven participando en concursos y festivales. Al cumplir 18 años, empecé a dedicarme a ella profesionalmente.

Era el 6 de marzo del 2020, después de muchos años combinando mi vida artística con mi profesión como publicista, decidí renunciar a mi trabajo de oficina, para dedicarme completamente a la música, sin saber todo lo que nos esperaba.

Ese fin de semana se declaró cuarentena obligatoria y los eventos programados a lo largo del año empezaron a cancelarse hasta quedarme sin uno solo. Ahí fue cuándo se me activó la alarma interna, y tuve que ingeniármelas para encontrar otras formas de salir adelante sin los conciertos y fue cuando se me ocurrió la idea de explotar otra de mis pasiones: la cocina.

Empecé horneando queques de zanahoria para ofrecerlos a mi familia cercana, un día decidí compartir mi pequeño emprendimiento en redes sociales y en un abrir y cerrar de ojos todos los días tenía al menos 20 encargos. ¡Qué locura!.

Hornear  me permitió pagar mi casa por tres meses completos. Y eso es algo por lo que me siento muy agradecida y orgullosa. Luego de tres meses de hornear prácticamente a diario aparecieron diferentes proyectos en el área de publicidad que me permitieron mantenerme a flote económicamente, pero el vacío emocional de los conciertos empezó a hacerse cada vez más grande, hasta llegar a ser más importante que el económico.

Empezaron las transmisiones en vivo y nuevamente  pude tener la oportunidad de cantar, con la resignación de no escuchar aplausos al final de la canción, pero agradecida por la oportunidad de continuar haciendo lo que amo.

Hoy, un año y unos días después de la cuarentena física y emocional a la que estuvimos expuestos, la música regresa a los escenarios; con muchísimos protocolos y medidas sanitarias, adaptándonos a esta nueva realidad, pero regresa. Hay muchos sentimientos encontrados y tengo que admitir que después de tanto tiempo sin shows me siento un poco fuera de forma, pero eso sí, con la pasión intacta.

Me llena de emoción poder volver a los escenarios y escuchar de nuevo el aplauso del público, así que aprovecho este espacio para invitarlos a mi primer concierto presencial este próximo jueves 25 de marzo a las 7pm en el Jazz Café Escazú, y con la gran oportunidad de interpretar en vivo mis canciones originales, muchas de ellas escritas durante la cuarentena y que no había tenido la oportunidad de interpretar en vivo, hasta ahora.

Estaré compartiendo en el escenario con un joven artista llamado ARI, que también interpretará sus canciones originales y además, estrenaremos nuestra nueva canción juntos: “Magia y Perdón”, que viene con video musical y estará disponible a partir de ese día en todas las plataformas digitales ¡Qué emoción!

Se cumplirán a cabalidad todos los protocolos sanitarios, se cuenta con aforo limitado y normas de distanciamiento entre mesas. Más información en mi cuenta de Instagram.

Costa Rica tiene mucho talento para ofrecer y muchos colegas también están regresando a los escenarios con propuestas increíbles y para todos los gustos.

Para reactivar la música necesitamos el apoyo del público, y después de una larga espera para poder trabajar, es nuestra responsabilidad ofrecer espectáculos con un gran nivel. Asistamos a los eventos y apoyemos el arte en Costa Rica, perdamos el miedo pero sin bajar la guardia, continuando con todas las medidas que nos han enseñado; el lavado de manos, el uso de mascarilla, distanciamiento, y los protocolos de tos y estornudo. También, recordá cuidar a los más vulnerables.

Estuvimos en pausa, ¡pero ya volvimos!

A vos que estás leyendo, gracias por llegar hasta acá, te mando un abrazo desinfectado libre de virus 🙂


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here